los cuentos de hadas

Los cuentos tradicionales (o cuentos de hadas) han perdurado a lo largo de tantos años, de tantas y diversas culturas y siguen siendo tan maravillosos para los niños y adultos de hoy como para los de antaño. ¿Cual es la razón?.    

 

Quizás porque a pesar de que enseñan poco sobre las condiciones específicas de la vida actual, hacen referencia a problemas humanos universales: la muerte, el envejecimiento, el deseo de la vida eterna, los límites de nuestra existencia, la envidia, los celos, la competencia y tantos otros. Los cuentos tradicionales hablan de fuertes impulsos inconscientes y lo hacen en un lenguaje que tanto niños como adultos pueden comprender porque es el lenguaje del inconsciente, el lenguaje de los sueños.

 Los cuentos de hadas suelen plantear de un modo breve y conciso alguno o todos  estos problemas existenciales:

1- la necesidad de ser amado.

2- el temor a que se crea que uno es despreciable.

3- el amor a la vida y el miedo a la muerte.

Muchas historias comienzan con la muerte de la madre o del padre, en esos cuentos la muerte crea angustiosos problemas al igual como ocurre (o se teme que ocurra) en la vida real.

Otros hablan de un anciano padre que decide que ha llegado el momento en que la nueva generación tome las riendas.

Este modo breve y conciso le permite al niño atacar los problemas en su forma esencial.

En los cuentos tradicionales los personajes son buenos o malos, nunca ambas cosas a la vez como somos los humanos en la vida real.

Una hermana es honrada y trabajadora mientras que las otras son malvadas y perezosas. Una es hermosa y las demás feas. Uno  de los padres es bueno y el otro es malvado.  

Al presentar  caracteres totalmente opuestos, no intentan provocar una conducta adecuada sino ayudar a comprender más fácilmente las diferencias entre ambos (por otro  lado así funciona  la mente del niño polarizando entre bueno y malo). La ambiguedad solo se establece cuando ya se ha adquirido una personalidad firme sobre la base de identificaciones positivas.

Por otro lado el niño no se identifica con el héroe bueno por su bondad sino porque la condición de héroe le atrae muchísimo.

En cuentos como el "Gato con botas" o "Jack y las habichuelas mágicas" lo que a los chicos les interesa no es la bondad o la maldad sino lo ingenioso que resulta el héroe.

Después de todo de qué sirve ser una buena persona si uno se siente tan insignificante que teme no llegar nunca a nada.

En los cuentos la moralidad no es ninguna solución, sino más bien la seguridad de que uno es capaz de salir adelante.

El enfrentarse a la vida con la creencia de que uno puede dominar las dificultades o con el temor a la derrota es un problema existencial de los más importantes. 

El mensaje que los cuentos de hadas transmiten es que la lucha contra las serias dificultades de la vida es inevitable, si se las enfrenta y no se huye de ellas se enriquece la personalidad y se reencuentra el sentido de la vida.

 

Cet article a été publié dans Livres. Ajoutez ce permalien à vos favoris.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s